Julio Iglesias cumple 65 años

Con edad de jubilado y afincado en Miami, Julio Iglesias sigue en activo 40 años después de iniciar una carrera artística casi por casualidad.

Medio en broma, medio en serio se define a sí mismo como el cantante latino más importante del siglo. Egos aparte, lo cierto es que Julio Iglesias marcó a toda una generación de españoles a los que emocionó con temas como “La vida sigue igual”.
Y de emocionar a los españoles pasó a emocionar al resto del mundo. El 23 de septiembre cumple 65 años. Y últimamente se queja de que en España ya no se le reconoce como antaño.Con edad de jubilado y afincado en Miami, Julio Iglesias sigue en activo 40 años después de iniciar una carrera artística casi por casualidad que pronto lo encumbró a la fama y le dio oportunidad de hacer dinero y vivir en el lujo.
En los últimos tiempos, no obstante, tuvo que salir al paso de rumores sobre su salud, sobre todo tras suspender en junio un concierto en la ciudad rusa de Yekaterimburgo. Algunos lo atribuyeron a un problema cardiaco pero él aseguró que sólo fue “un problema técnico”.
A los 65 años, no sólo se ha codeado con grandes como Frank Sinatra, Sting, Stevie Wonder, Diana Ross o Paul Anka, sino que su propio nombre está escrito en mayúsculas en la historia de música, al igual que temas como “Hey” o “De niña a mujer”, por citar algunos. Cuenta en su haber con una discografía de 80 trabajos en numerosos idiomas y más de 2.600 discos de oro y de platino.
En 1983, recibió el primer y único premio “Disco de Diamantes” otorgado a un cantante por el Libro Guinness de los Récords por vender más álbumes que nadie en varias lenguas.Pero critica que en España el reconocimiento que obtiene no es el que debería. “Quiero que haya una reflexión oficial en mi país, después de 40 años de carrera, de tantos conciertos en el mundo, y que sepan que no me quiero morir con la angustia de que mi país no se entera de lo que pasa conmigo”, manifestó hace unos meses en una entrevista en Estados Unidos.
Sus gestos continúan siendo los mismos que volvían locas a las jovencitas en los años 70: se acaricia sensualmente el pecho, entorna los ojos mientras inclina ligeramente la cabeza hacia atrás… Pero el público español que acude a verlo ya no es joven ni abarrota como entonces sus conciertos.
Y según él mismo tiene escasa relevancia mediática en España.”No puede ser que los medios de comunicación no reflejen lo que pasa conmigo en el mundo: el hecho de que sea el artista latino más importante, aunque parezca poco modesto decirlo, pero es la pura verdad. Es malo pasearme por las calles de España en cualquier lugar y que me digan: ¿pero dónde estás?, ¿qué estás haciendo?”.
En Benidorm sólo unas 2.000 personas -según medios españoles- pagaron la entrada para un concierto que contaba con 7.000 plazas y que el cantante protagonizó en agosto, 40 años después de saltar allí a la fama. La organización cifró la asistencia en 4.000 personas. Y muchas de las entradas, con precios entre los 75 y los 300 euros, habían sido regaladas.A los 19 años ni siquiera sabía que iba a dedicar su vida a la música.
Nacido en la capital española, se imaginaba el futuro como portero del Real Madrid, donde jugaba en el equipo juvenil mientras estudiaba Derecho. Un accidente de tráfico lo postró varios meses en la cama, con las piernas paralizadas, y puso fin a su carrera como deportista.
Pero la convalecencia lo llevó a rasguear la guitarra y a escribir canciones. Y con “La vida sigue igual” comenzó el éxito. El 17 julio de 1968 se convirtió en el ganador del Festival Internacional de la Canción de Benidorm, entonces famoso y reputado. “Estaba convaleciente y muy nervioso, un amigo me empujó y salí al escenario con las manos en los bolsillos”, recordó en su regreso a Benidorm el mes pasado.Aunque se queje de que los medios no dan relevancia a su trabajo, el “latin lover” que canta al amor y al desamor sigue siendo un mito.
Y las noticias sobre su vida privada continúan apareciendo en la prensa del corazón. Su boda, en 1971, y posterior divorcio de la filipina Isabel Preysler fue el comienzo. Con ella tuvo tres hijos: Chabeli, Julio José y Enrique. Los varones se dedicaron como él a la música. Enrique, en la prensa rosa también por su relación con la tenista rusa Ana Kournikova, lo hizo con más éxito que su hermano.Con la holandesa Miranda Rijnsburger tiene otros cinco vástagos.
Guillermo, de solo un año, Miguel Alejandro, Rodrigo y las gemelas Victoria y Cristina. Y con ellos aparece de vez en cuando por España.Su padre, el ginecólogo Julio Iglesias Puga, llamó asimismo la atención a la prensa del corazón, pero también se ocupó de él la prensa de información general cuando ETA lo secuestró durante 19 días en 1981.
“Papuchi”, como se lo conocía en España, murió en 2005 con 90 años. Él y su segunda esposa, la estadounidense Ronna Keit, acababan de anunciar que iban a ser padres por segunda vez. Y es seguramente haya pocos que, como Julio Iglesias, tenga a los 65 años dos hermanos con edades cercanas a las de sus hijos más pequeños.

Fuente: Agencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: