Son gemelas, rubias, modelos y comparten el mismo novio

El insólito caso ocurre en Misiones, Argentina. Las dos jóvenes conviven con un remisero desde hace dos años y aseguran que “nunca está una sola con él en la cama. Siempre nos acostamos los tres”.

Dos esculturales modelos publicitarias que son hermanas gemelas aseguraron tener los mismos gustos y por eso comparten la ropa, los amigos y hasta el mismo novio, con quien conviven desde hace dos años en la localidad misionera de San Vicente.
Las rubias modelos son Liliana y Marisa Kuegler, de veinticinco años de edad, quienes viven bajo el mismo techo y hacen feliz a un remisero al que consideran “el novio de ambas”.Las dos chicas sostienen que comparten todo porque se sienten “una misma persona”, y según ellas su mimetismo genuino se remite a sus años de infancia, cuando se dieron cuenta de que sus gustos eran iguales al ver que “cuando una estaba sufriendo, la otra podía sentir el mismo dolor ya sea físico o emocional”.
“La gente de mi familia lo toma como algo normal. Yo dependo de ella (Marisa) para todo y ella también de mí. La persona que está con nosotras lo entiende así: es estar con una sola persona”, señaló Liliana Kuegler al diario local El Territorio. El gran ganador de esta historia es Juan Carlos López, un remisero de 30 años de edad que conquistó el corazón de las dos modelos y hoy disfruta de su fantasía, que se transformó en realidad.
“Tomábamos mates, charlábamos en el centro, nos invitaba a cenar siempre a las dos. Nosotras no hablábamos de que estábamos enamoradas de él y tampoco íbamos a dar el primer paso”, comentó Marisa.
El día que López decidió poner las cosas en claro lo hizo a través de un pedido de disculpas por haberse enamorado de las dos chicas y esa declaración resultó decisiva para terminar de derretir los corazones de ambas modelos quienes aseguraran que su sinceridad “fue lo más lindo”.
En cuanto a los celos que se puedan generar a partir de una relación tan peculiar las dos chicas insistieron en decir que la felicidad de una es la felicidad de la otra.
“Si ella lo besa, me siento tan feliz como si estuviera conmigo, no siento celos. Estoy contenta por ver a mi hermana feliz, como si yo misma le estuviera dando un beso. Es increíble pero es así”, señaló Marisa.”Nunca está una sola con él en la cama. Siempre nos acostamos los tres”, fue la contundente definición de Marisa.
Fuente: Infobae.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: