´Una modelo no nace, se hace, porque para llegar a ser una top hay que tener cabeza´

Su vida ha estado siempre ligada al mundo de la moda, el arte y la comunicación. A caballo entre Madrid y Miami, Mallorca es su refugio de verano.
Bastan sólo cinco minutos de charla con ella para darse cuenta de que todo lo que ha logrado es fruto de su trabajo. También de suerte y oportunidad, pero en menor medida. “Si me propongo algo no paro hasta conseguirlo y como soy paciente, todo llega”.

Ese espíritu vitalista, alegre y competitivo es lo que intenta transmitir a todos los concursantes de Supermodelo, programa de Cuatro del que es alma mater, amén de productora ejecutiva. Y sólo tiene 33 años. Fiona Ferrer Leoni (Barcelona, 1974) descansa en el Port d´es Canonge

-“me considero medio mallorquina, ¡pero si estudié en San Cayetano!”- antes de regresar a su puente aéreo particular Madrid-Miami. Ni en vacaciones su cabeza se da una tregua.

– Resumir su currículum en unas líneas sería imposible. Aunque en España sea conocida gracias a Supermodelo, su relación con el mundo del diseño empezó desde bien pequeñita…- Mi padre (Juan Ferrer) fue presidente de Pasarela Gaudí en su tiempo y mi madre (Mietta Leoni) una gran modelo. Así que lo llevaba en la sangre. Quise ser diseñadora, de hecho, estuve un año trabajando en París con Claude Montana pero descubrí que ese no era mi mundo.

Así que decidí marcharme a Miami a estudiar Relaciones Internacionales y Comunicación tras un periplo por Madrid y Nueva York donde me inicié en el mundo del periodismo.

– Allí empezó su carrera meteórica hacia el éxito.

– Visto con perspectiva, parece que todo ha ido demasiado rápido pero en el momento, a mí me parecía que todo era consecuencia del duro trabajo que hacía, en ningún momento sentí vértigo. ¡Y eso que muchas cosas me ocurrieron cuando sólo tenía 25 años!

– Fue el arte su primer gran trabajo y no la moda…

– Estuve haciendo prácticas en Sotheby´s con Dolores Smithies y aquello ya fue todo un logro porque nadie daba un duro por mí. Ella fue la que me introdujo en este mundo y la que me permitió conocer a mucha gente. De ahí pasé a trabajar para ArteMundi hasta convertirme en su directora de comunicación. Se resume muy rápido pero pasé mucho, incluso tuve que vender mi coche para iniciar un proyecto. Pero sin esfuerzo, sin constancia, no se consigue nada.

– Y recibió la llamada de Elite Model Look..

.- Contactaron conmigo para que les ayudara a organizar la gala de la agencia en Colombia y hasta allí me llevé a Custo. Resultó ser todo un éxito que me permitió, meses después, asumir la dirección de Elite en España.

­- Por aquel entonces ya tenía en su cabeza hacer un reality de televisión con modelos…- Llegué a presentar el proyecto a Telemundo pero no lo entendieron. Así que tocó esperar. Seguí con mis proyectos en la agencia, reclutando nuevos rostros para la pasarela y organizando el concurso nacional. Hasta que Zeppelin y Cuatro compraron la idea de Supermodelo.

– ¿Se imaginaba que el programa funcionara tan bien?

– Más que el éxito de audiencia, lo mejor del espacio ha sido que hemos logrado que la gente vea que no hay tanta superficialidad en este mundo, que ser modelo no es fácil ni un camino de rosas. También hemos contribuido a que los diseñadores, incluso los más consagrados, pudieran enseñar sus colecciones en televisión.

– ¿No ha habido demasiado espectáculo con las niñas?

– No había que olvidar que estábamos haciendo un programa de televisión y que, a lo mejor, se exageraban algunas de las pruebas, pero muchas son reales. Las modelos se hacen, no nacen. Evidentemente hay que tener unas determinadas características físicas, pero si no eres inteligente, si no pones todo tu empeño en ello, no llegarás a ningún lado, y mucho menos a ser una top.

– ¿Más cabeza que belleza?

– Sin lugar a dudas. ¿Cómo voy a dejar que una chica se vaya a Milán sin hablar inglés? Lo de los idiomas es un gran déficit que tenemos en este país. Eso es lo que nos impide estar al mismo nivel que las modelos del Este. Ellas luchan porque es la única vía que tienen para salir de la miseria y si les dices que tienen que aprender inglés en dos meses lo hacen. Las españolas no son tan competitivas.

– ¿Cómo es, según usted, una supermodelo?

– Pues ante todo una mujer con mucho coco.Lo que sí tengo claro es que la mujer perfecta no existe. Tampoco hay hombres así.

– La lucha contra la anorexia que inició el Gobierno desde Pasarela Cibeles llegó justo en la primera edición del concurso…

– Pensé que nos iba a hacer mucho daño pero, afortunadamente, nuestras chicas estaban perfectamente sanas y comían de todo. Acusar a las agencias y a los diseñadores de este grave problema es tirar la piedra y esconder la mano. Evidentemente, todos somos responsables de haber creado un concepto de belleza ligado a la delgadez pero cargar contra las modelos no es justo. Si empezáramos a educar a nuestros pequeños en hábitos alimentarios saludables no habría que lamentar problemas después.

– ¿Quién ha sido, o es, la mejor modelo española?-

De antes, Celia Forner; de ahora, Inés Sastre y Laura Ponte; y de futuro, Sara Guasch.

– ¿Y la más elegante?

– Elena Cué. La elegancia está en la simplicidad y en saber adaptarse a todas las circunstancias y estilos y ella es absolutamente exquisita.

– ¿No está en su lista la Princesa de Asturias?

– Letizia ha sabido adaptar su vestuario al cargo que ostenta. A mí me gustaría que fuera un poco más arriesgada, que luciera un look mas casual.

– Como gran enamorada de Mallorca… ¿algo que decir sobre sus diseñadores?

– Miquel Adrover, al que no conozco personalmente, es lo más grande de esta tierra. Creo que realmente no se ha sabido valorar lo que supuso en Nueva York, allí están esperando a que vuelva. José Miró me encanta, es un loco, un creativo, un genio.

– ¿Que les falta entonces para dar el salto?

– Quedarse sólo desfilando en casa es una tontería, un sinsentido. Deben arriesgarse y ser primero empresa y luego diseñador. Si se meten en este mundo sin dinero es una aventura con final triste. El talento debe enseñarse, exhibirse sin fronteras.

– ¿Le quedan sueños por cumplir?

– La verdad es que no puedo quejarme de lo que tengo. Cuento con un equipo estupendo, soy las relaciones públicas de Rosa Clará para España, Estados Unidos y Latinoamérica… vivo un momento dulce. Pero mi cabeza ya le está dando vueltas a un nuevo programa de televisión.

Fuente: Diariodemallorca.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: